Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Varios Estados se rebelaron contra Bolsonaro por la vacuna rusa.

Cris Antón

Brasil es uno de los países más golpeados por la pandemia a nivel global. Según datos oficiales que el propio gobierno de Jair Bolsonaro publica, en los 4 meses que van de este año ya murieron más personas por la pandemia que en todo el año pasado. La triste cifra indica que de enero a abril de 2021 fallecieron casi 197.000 brasileños. En tanto, durante el primer año de la pandemia fueron casi 195 mil los muertos. Se estima que 14 millones de personas se contagiaron en el país vecino y más de 390 mil perdieron la vida.   

La política del presidente de Brasil fue duramente cuestionada puertas para adentro y afuera del país. Varios alcaldes estaduales, ante el colapso sanitario que lleva meses, se mostraron en contra del rumbo del presidente. Renunciaron ministros, se despertó una feroz crisis política y organizaciones internacionales castigaron la subestimación del impacto del coronavirus. Ahora, como la ola de un tsunami, ya llegó a la costa y aunque la estrategia de Bolsonaro haya cambiado, el daño está hecho. 

Y en el camino a intentar inmunizar la mayor cantidad de brasileños posible, se iniciaron conversaciones con los fabricantes de la vacuna rusa Sputnik V. Sin embargo, el diablo metió la cola (o mejor dicho Estados Unidos) y esa puerta se cerró como por arte de magia. Sin importar el desastre sanitario que viven, el ente regulador de Brasil no autorizó la importación de la vacuna. Desde Moscú, esgrimieron que fue una decisión -llámese presión- del gobierno de Estados Unidos. La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil alegó falta de datos para no permitir por ahora la importación de la vacuna. En tanto, el Gobierno de Putin enviará información adicional para intentar destrabar las negociaciones. 

No es nada nuevo que Bolsonaro tiene varios alcaldes en rebeldía. Es que la pandemia atraviesa a todos y cuando pase el desastre llegará el momento de rendir cuentas. En ese camino, una decena de estados que reclamaban la Sputnik V cuestionaron la decisión de la Anvisa sobre la vacuna. La fórmula rusa fue aprobada para su uso en 61 países, entre ellos la Argentina, y cuya efectividad de más del 90% fue avalada por la revista científica británica The Lancet. 

El regulador sanitario de Brasil negó el pedido de los estados para importar la Sputnik V, desarrollada por el estatal Instituto Gamaleya, de Moscú, por considerar que le faltan datos técnicos para verificar su seguridad y eficacia. Pero los desarrolladores de la vacuna dijeron en un comunicado que esos argumentos no cerraban y que veían una motivación política detrás de la decisión. "La decisión de la Anvisa de demorar la aprobación de la Sputnik V es, lamentablemente, política y no tiene nada que ver con el acceso del regulador a la información ni con la ciencia", dijo la publicación. 

Más información: Bullrich, la candidata Pfizer que Larreta busca neutralizar

"Esta decisión es consecuencia directa de la presión del Departamento de Salud de EEUU, que en su informe anual 2020 declaró públicamente que el agregado sanitario estadounidense 'había convencido a Brasil de rechazar la vacuna rusa'", agregó. Los estados del norte y el noreste de Brasil que querían importar la vacuna pusieron el grito en el cielo. "Frente a esta pandemia, no podemos permitir que trabas burocráticas perjudiquen el acceso de la población a una vacuna que ha probado su eficacia, seguridad y garantía real de disponibilidad", señalaron los estados en un comunicado. 

Los cinco directores de la Anvisa siguieron la recomendación del área técnica del organismo, que señaló varias "incertidumbres" en relación a la seguridad y eficacia del inmunizante, que aún no fue aprobado tampoco ni en EEUU ni en Europa. Se espera que el regulador europeo se pronuncie en junio, pero Alemania ya dijo que inició contactos bilaterales con Rusia para adquirirla y su estado más rico, Baviera, ya firmó un precontrato para comprar 2,5 millones de dosis. "Seguiremos adelante con nuestros contactos. Si falta información, será suministrada. No debería haber ninguna duda al respecto", dijo el vocero del Kremlim, Dmitri Peskov, a periodistas. 

Más información: La pandemia le abrió las puertas del mundo a Putin

En febrero, la prestigiosa revista médica The Lancet, informó que su eficacia era del 91,6%, un dato que disipó las dudas sobre su fiabilidad. En un intento de agilizar sus planes de vacunación, estados del norte y noreste de Brasil firmaron contratos con el Fondo Soberano Ruso (RDIF), que financió el desarrollo de la Sputnik V, para adquirir más de 30 millones de dosis. El Gobierno federal brasileño también adquirió otros 10 millones. 

La Sputnik V es una vacuna que utiliza un virus modificado genéticamente para que no se replique en el interior del organismo y que, a su vez, transporte el material genético del virus contra el que se quiere inocular. 

Los fabricantes de la vacuna dijeron hoy en su comunicado que eso no es posible. "El Centro Gamaleya, que lleva a cabo un estricto control de calidad de todos los sitios de producción de la Sputnik V, ha confirmado que nunca se encontró ningún adenovirus capaz de replicarse (RCA) en ninguna de los lotes de vacunas Sputnik V que han sido producidos", expresaron. 

"La calidad y seguridad del Sputnik V están garantizadas, entre otras cosas, por el hecho de que, a diferencia de otras vacunas, utiliza una tecnología de purificación de 4 etapas que incluye dos de cromatografía y dos de filtración de flujo tangencial", prosiguieron. "Esta tecnología de depuración ayuda a obtener un producto altamente depurado que pasa por control de calidad, incluido el control de la presencia de RCA o de cualquier aditivo" en tanto que el "control para RCA se lleva a cabo no sólo para el producto terminado sino también en todas las etapas de producción, incluida la semilla viral".

El lobby de los laboratorios y los gobiernos está al rojo vivo. El negocio está primero en la fila. Incluso parece que adelante de la salud y la vida. Cómo si no hubiera una pandemia que azota como nunca antes al mundo y los muertos se cuentan por millones. 

Esta nota habla de:
Más de Mundo
El perverso negocio detrás del Covid19

El perverso negocio detrás del Covid19

Especulación de laboratorios, acaparamiento y falsa escasez.
No hay más vacunas para la Argentina

No hay más vacunas para la Argentina

La "farmacia del mundo" cerró la exportación y no enviará las dosis pendientes.
La pandemia le abrió las puertas del mundo a Putin

La pandemia le abrió las puertas del mundo a Putin

Una lucha entre potencias mundiales y lobbys.