Drogas, alcohol y muerte: la vida oculta del hijo del Presidente de EEUU

Hunter Biden perdió a su madre y a su hermana en un accidente cuando tenía solo dos años. Tiene un pasado vinculado con adicciones a la cocaína y el alcohol que que volvieron a aparecer tras el fallecimiento de su hermano Beau en 2015. En pocos días presentará un libro con su historia.

En julio de 2019, Hunter Biden, hijo del nuevo presidente de Estados Unidos, decidió hablar con "The New Yorker" para contar su historia. Adicción al alcohol, a la cocaína y a la heroína. Las muertes de su madre y su hermana cuando era un niño. Su participación en el Ejército frustrada tras un test positivo de cocaína. La relación amorosa con la viuda de su hermano Beau. La polémica separación de su esposa. 

El cabildeo para favorecer a ciertas empresas siendo el hijo de un senador. Mujeres que le demandan la paternidad de sus hijos. O la destitución de un fiscal general en Ucrania, que justo estaba investigando a una empresa de energía de la que Hunter formaba parte del directorio. Demasiada polémica y circo. Una historia ideal para las revistas de chimentos o sensacionalistas. Y para que Donald Trump la aprovechara en su intento de ser reelegido en la Casa Blanca. 

En lugar de debatir sobre racismo, educación, salud o economía, para Trump era una buena estrategia destacar el "mal ejemplo" del hijo de Joe Biden. A Hunter no le quedó alternativa: para salvar a su padre de un escándalo durante su mandato, debe contar su historia. Lo hizo en 2019 con "The New Yorker" para ayudarlo en su campaña, y lo hará en este 2021 con la publicación de su libro "Beautiful things" (Cosas hermosas), que será publicado en inglés el 6 de abril, según anunció Gallery Books, una marca de la editorial Simon & Schuster.

De esta manera, Hunter intentará conseguir la redención y generar empatía con la sociedad estadounidense, que hasta el momento lo ve como un adicto, un borracho y un aprovechador de lo que fueron los puestos de su padre como senador y vicepresidente. No debiera resultarle muy difícil la misión. Imposible no compadecerse ante una persona que perdió a su madre y a su hermana en un accidente automovilístico a los dos años, en la navidad de 1972. Él sufrió una grave lesión en la cabeza. Su hermano Beau, con los huesos rotos, se le acercó a su cama en el hospital y le repitió "Te amo" tres veces. Desde entonces, Beau y Hunter fueron profundamente unidos.

Beau era, al menos para padre Joe, el hijo ejemplar y quien seguiría su legado político. Lo había definido como un Joe Biden 2.0, alguien que tenía lo mejor de él pero con los errores y defectos solucionados. Y un ejemplo para la paquetería de un sector de la sociedad estadounidense: veterano de guerra y fiscal. Todo lo contrario de Hunter: alcohólico, lobista, adultero y expulsado de la Marina por haber dado positivo de cocaína en un test. Pero fue justamente el Ejército lo que mató a Beau: seis meses después de su regreso de Irak en 2010, sufrió un derrame cerebral. Parecía recuperarse rápidamente y continuó trabajando como fiscal general de Delaware, pero le costaba recordar ciertas palabras y, a veces, hablaba de escuchar música cuando no había ninguna. Unos años después le detectaron un tumor cerebral y finalmente murió en 2015 con apenas 46 años.

Beau Biden falleció en 2015. Para padre Joe era el indicado para seguir su legado político.

La muerte de su hermano provocó una nueva recaída en el alcohol y las drogas. Incluso, Hunter estuvo a punto de perder la vida cuando fue a comprar crack en un suburbio de Los Ángeles y le apuntaron con un revolver porque a los vendedores les resultó sospechosa su presencia; no pensaban que fuese un mero consumidor. De algún modo se salvó. Tal vez contando su historia, como intentará hacerlo en su libro Beautiful Things. Contar su historia para salvarse. Mientras de manera conjunta la Fiscalía de Delaware, Hacienda y el FBI lo investigan por supuestos delitos fiscales de evasión de impuestos y lavado de dinero y se sospecha de sus influencias para destituir a Viktor Shokin, un fiscal en Ucrania que investigaba a la empresa de energía en la que Hunter tenía un puesto en el directorio.

El hijo del flamante presidente de Estados Unidos tomó la decisión de contar su historia en un libro. Tratará de contar allí las cosas bellas de una vida dolorosa desde el inicio. Allí estarán los "te amo" de su hermano Beau, su época de estudiante cuando realizaba trabajos ocasionales, como aparcar coches en eventos o descargar cajas enormes de carne congelada para pagar el alojamiento y la comida, los tiempos felices con su ex esposa Kathleen y sus tres hijos o la unión y el amor tras la tragedia con Hallie, la viuda de su hermano. Todo eso deberá contar para salvarse. Para salvarse él y salvar a su padre Joe.

Esta nota habla de:
Más de Mundo
Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Cómo operó EE.UU. para que Brasil frene la compra de Sputnik

Varios Estados se rebelaron contra Bolsonaro por la vacuna rusa.
El perverso negocio detrás del Covid19

El perverso negocio detrás del Covid19

Especulación de laboratorios, acaparamiento y falsa escasez.
No hay más vacunas para la Argentina

No hay más vacunas para la Argentina

La "farmacia del mundo" cerró la exportación y no enviará las dosis pendientes.