Bullrich, la candidata Pfizer que Larreta busca neutralizar

Propuso poner a las Malvinas en caución y la repudió el país

Cristian Gonzalez

La palabra Malvinas tiene un significado especial para los argentinos. Una flecha directa al corazón, a la nostalgia, al dolor y la bronca por tantos jóvenes muertos en ese demencial combate armado, a principios de 1982. En esa absurda guerra que solo pudo haber salido de la cabeza podrida de un grupo de militares trasnochados, quedaron 650 vidas truncas, 650 familias argentinas desgarradas, e imágenes imborrables en la cabeza de otros más de 20 mil soldados.  

Patricia Bullrich, una desbocada serial, volvió a irse al pasto y a la hora de volcar sus deseos de avanzar en las negociaciones con Pfizer lanzó una declaración que rápidamente causó un repudio generalizado. "Pfizer no pidió cambiar la ley ni nada de eso, pidió un seguro de caución como se lo pidió a todos los países del mundo, que es algo razonable. No pidió los hielos continentales. Bueno, las Islas Malvinas se las podríamos haber dado", señaló la presidenta del PRO y levantó una polvareda nacional. 

Sentada en la mesa de Jonatan Viale, en La Nación+ (el redil donde Juntos por el Cambio se siente como en casa), la exfuncionaria que motorizó gran parte de las marchas anticuarentena y que hasta caceroleó en la puerta de la Quinta de Olivos, dejó en evidencia su militancia a favor del Laboratorio estadounidense, que esta semana retomó las negociaciones con el gobierno argentino por un importante lote de vacunas contra el covid-19.

En su afán de competir con Horacio Rodríguez Larreta por el lugar vacante que ¿dejó? Mauricio Macri, Bullrich intenta captar a la opinión pública antigobierno con un mensaje de extrema violencia contra el gobierno y el kirchnerismo. Y en su afán por dejar un buen título para ser levantada por los diarios, lanza barbaridades que luego la hacen retroceder en la carrera electoral. 

Desde principios de año en el larretismo miran con preocupación los posicionamientos ultras de Bullrich. Sus viajes a Formosa, Chubut o donde hubiera una chispa que pudiera generar un incendio político, le fueron dando minutos de cámara donde la ex ministra de Seguridad se posicionaba como la barrera frente al "populismo". Las encuestas que manejan en la Ciudad, ratificaban que Bullrich era percibida como la gran opositora al Frente de Todos. Es más, su discurso sólo apuntaba al kirchnerismo.

Si hoy fueran las elecciones, con Bullrich primera en la lista, Javier Milei subiría a 11/12 puntos. Con María Eugenia Vidal, bajaría a 8/9. Según algunos especialistas consultados por Show Político, Bullrich tiene el mismo problema que Mauricio: retiene el voto duro macrista, pero no tiene empatía con los jóvenes.

Más información: El perverso negocio detrás del Covid19

Ante los dichos de Bullrich, todo el arco político salió al cruce. Desde soldados que combatieron en las Islas, a Centro de Combatientes y dirigentes. Todos dejaron expuesta a Bullrich y pidieron una disculpa pública. 

El secretario General de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, fue más allá y apuntó contra la líder del partido amarillo. "El grupo Blackrock, de los fondos buitre, está entre los accionistas de Pfizer y Bullrich actúa como lobbista. Pone las Malvinas en una mesa de saldo, algo oprobioso para los que murieron ahí". 

En tanto, Gustavo Melella, Gobernador de Tierra del Fuego, apuntó fuerte contra la dirigente opositora.

Ante el escándalo creciente y el repudio nacional (que fue tendencia en redes sociales), Bullrich recogió el guante. Desde Twitter, intentó tapar el sol con las manos y ensayó una especie de defensa: "Si me expresé mal, ratifico mi posición a favor de nuestra completa soberanía sobre las Islas Malvinas".

Hace apenas una semana, Marcelo Longobardi -un periodista formador de opinión y a quién siguen millones de personas todos los días en su programa de Radio Mitre- pidió abiertamente que vuelva el autoritarismo a la Argentina. "La democracia no es para cualquier país, requiere de estándares de bienestar económico, igualdad económica, oportunidades, de falta de griterío de cuestiones que no están dadas hoy en la Argentina. Algún día lamentablemente tendremos una sorpresa porque vamos a tener que formatear la Argentina de un modo más autoritario para poder manejar semejante descalabro y para mi este es el tema muy de fondo de la Argentina", afirmó el comunicador y encendió una mecha siempre peligrosa desde el pensamiento. 

Más información: Longobardi, el vocero de gobiernos autoritarios

¿Qué forma de gobierno anhela? La de la etapa más oscura de la Argentina con el gobierno de facto. La de las violaciones a los derechos humanos. Las de los 30.000 desaparecidos. La de la tortura, la persecución y la censura. Y la del estrepitoso fracaso a la política económica, con un desplome del empleo, una caída del producto bruto interno (PBI) per cápita y una inflación que en 1982 fue casi del 165%: una de las peores crisis económicas que vivió el país.

En medio de todo el escándalo de Bullrich, y cuando Argentina había vuelto a hacer sonar el teléfono de Pfizer, el laboratorio estadounidense anunció que se necesitará de una tercera dosis al cabo de 9 meses del segundo pinchazo para consolidar la protección contra el coronavirus. Así lo aseguró el doctor Ugur Sahin, cofundador de la empresa farmacéutica alemana BioNTech, en un encuentro virtual este miércoles con corresponsales extranjeros acreditados en Alemania.

En tiempos donde la pandemia atraviesa a la sociedad en su conjunto, causando muerte, angustia y mucho dolor es necesario ser más responsable con lo que se dice. Mucho más sentado delante de un micrófono. Del otro lado, hay alguien que escucha, que mira y que peligrosamente puede sentirse identificado con eso. 


Esta nota habla de:
Más de Política
Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

EXCLUSIVO. Desde Siderca, nave insignia del Rey del Acero, se envenena el Paraná.
Larreta se rindió y  Alberto prepara DNU

Larreta se rindió y Alberto prepara DNU

La explosión de contagios y muertes aplacó al pope de la Ciudad.