PAPA ON FIRE

Francisco amonestó a Alberto, en lenguaje vaticano, por el aborto

INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

Benjamín Justo Lara

En el sitio oficial del Vatican News, el Papa Francisco le agradeció al pueblo argentino los saludos por sus ocho años de Pontificado. El Pontífice envió un video mensaje a través de la red Generación Francisco y los Curas de la Periferia, luego de una iniciativa promovida por el padre Pepe Di Paola.

En ese medio oficial se consignó que el Papa argentino recibió más de cien mil videos que le motivaron a responder a través de un video mensaje: "'Generación Francisco', de algún modo sigue las cosas que yo hago, las cosas que yo digo y que más o menos me quiere bien, que no me insulta, que no habla mal de mí y que las cosas que digo las usa para hacer el bien", comenzó el Sumo Pontífice.

Dijo que los mensajes le llegaron desde "gentes de las capillas del interior, de las villas, gente que fue a visitar Luján, San Nicolás, deportistas y autoridades", frase que remató con un "¡Es la voz del pueblo!", sentencia con que empezaba a allanar el camino para la crítica por la promulgada ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Ahí Francisco comenzó a vestirse de Bergoglio, y arremetió: "Tantas veces estamos acostumbrados a tomar decisiones sin consultar al pueblo. Algunas decisiones trascendentes, sea para la vida parroquial, cuando el párroco no consulta al pueblo; sea en la vida provincial, cuando el gobernador no consulta al pueblo; sea en la diócesis, cuando el obispo no consulta al pueblo; sea en la nación, cuando las autoridades no consultan al pueblo, incluso para leyes importantes y discutidas respecto de la moralidad. Y el pueblo es el gran ausente".

"Los gobiernos no son soberanos siempre, son delegados del pueblo. La autoridad les viene de Dios a través del pueblo. Los gobiernos, hablando sin ofender, incluso yo como gobernante, somos oficinistas de lo que Dios nos manda a través de lo que nos delega. Cuando falta la consulta al pueblo, falta soberanía", continuó el Papa, con la mira telescópica ya acomodada en el blanco.

Mientras intercalaba agradecimientos para el Padre Pepe, "su pueblo", y los miles de mensajes -como para apaciguar el golpe- Jorge disparó: "Nunca uno se equivoca si consulta al pueblo, en el orden civil siempre; y nunca uno se equivoca si consulta al santo pueblo fiel de Dios en la Iglesia".

"En los términos teológicos lo llaman sinodalidad, tendrá muchos nombres, pero es el santo pueblo fiel de Dios que lleva adelante la fe y la lleva en su dialecto propio", remató. En su delicadeza, el Papa remarcó sin ton ni son la palabra "consulta". Tácitamente le reprochó al Gobierno Nacional en general, y a Alberto Fernández en particular, la promulgación de la ley que permite el aborto legal, seguro y gratuito. Francisco cuestionó a Alberto por el aborto, en lenguaje Vaticano, cuando habla de los que toman decisiones sin consultar al pueblo.

Cabe recordar que el Papa dijo hace pocas horas que se debería incluir a "las víctimas de los abortos" en las oraciones por Semana Santa, al calificarlas como "corderos sacrificados" junto a las víctimas de las dictaduras y las guerras.

Además, en noviembre del año pasado, remarcó que el aborto es asunto de "ética humana, anterior a cualquier confesión religiosa", en una carta dirigida a un grupo de mujeres de las villas Rodrigo Bueno, 31 y de José León Suárez, que le habían pedido que interceda en contra del proyecto de interrupción del embarazo.

Y a fines de diciembre del mismo año, el mensaje del Papa antes de que el Senado trate el aborto, fue: "Toda persona descartada es un hijo de Dios".

En definitiva, corolario de Pascuas vernáculas: Dura advertencia del Sumo Pontífice para Alberto. Tarjeta amarilla.

Esta nota habla de:
Más de Política
Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

EXCLUSIVO. Desde Siderca, nave insignia del Rey del Acero, se envenena el Paraná.
Larreta se rindió y  Alberto prepara DNU

Larreta se rindió y Alberto prepara DNU

La explosión de contagios y muertes aplacó al pope de la Ciudad.