SOBERANÍA AL TACHO

Hidrovía: prórroga a los belgas y con Romero acotado

La novela acuática que mueve el bote del Gobierno.

Benjamín Justo Lara

Con las aguas un poco más quietas, el barquero recoge sus remos, otea el horizonte, se seca la traspiración de su frente, y resopla. Mientras masculla algunos pocos pensamientos coherentes, empieza a entender que 'todo estaba decidido' antes de empezar a conversar, polemizar, debatir, analizar. Hace pocas semanas se enteró que su vida flota sobre algo que -en Buenos Aires- le llaman Hidrovía. Que se estaban por cumplir 25 años -nada menos- desde que fue privatizada. Sí, desde la época de Carlos Saúl Menem. Apenas lo recuerda. Escuchó que había lío, discusiones. Un marinero se lo dijo al pasar, entre grapa y risas. Que algunos querían estatizarla, que se hablaba de soberanía, de patria, y otras entelequias. Él, mientras tanto, sigue mirando el sol, como un resplandor de fuego que dibuja ondulaciones erráticas sobre las aguas ocres de 'su' Paraná. Vuelve a empuñar los remos. Un navío se asoma a lo lejos. Retira más sudor de su frente y reflexiona: 'nada va a cambiar'.

Las gargantas profundas del Gobierno Nacional cuentan en consonancia con aquello que el barquero intuye. "Lo que viene es una prórroga. El proyecto que tenía (Mario) Meoni -el ex ministro de Transporte de la Nación, recientemente fallecido en un siniestro vial- era darle un tramo a empresas nacionales -en el norte-, y a otras empresas, en otras partes. No tocarle nada a la empresa belga; y sacarle espacio a Romero. Es la salida elegante". "Es decir: no privatizamos, pero a los socios locales no los dejaríamos adentro".

La concesión de la Hidrovía: Alberto más cerca de no estatizar

¿Cómo se decodifica esto? Primero lo primero: Gabriel Romero es un legendario empresario argentino, de bajísimo perfil, pero dueño de un negocio formidable, como el que maneja su Empresa Metalúrgica Patricias Argentinas (Emepa S.A.) -la compró en 1986- asociado con la compañía de dragado del gigante de Bélgica Jan de Nul, es decir la Hidrovía Paraná-Paraguay. Siempre cercano al poder, hábil surfista de ríos, desde el regreso de la democracia supo acercar su banquito al sillón de Rivadavia. Lo que se conoce como 'el poder real' en las sombras. Es un empresario ligado a los negocios ferroviarios, y principalmente conocido por las firmas Ferrovía, Hidrovía y Pc Vía Pública. Además, es dueño de las estancias y cabañas Don Benjamín, en Saldungaray (provincia de Buenos Aires).

Durante el último cuarto de siglo no tuvo problemas: Menem -quizá devolviéndole un favor- le concesionó el negocio de las aguas más caras del país, y ahora -según trascendió- la canilla se le cerraría. La hidrovía Paraná-Paraguay es la más importante de la Cuenca del Plata. Tiene una extensión de 3 millones de metros cuadrados. Casi 1700 kilómetros de recorrido. ¿Qué favor le devolvió Carlos 1° de Anillaco? La leyenda cuenta que Romero fue el hacedor/propiciador/engrasador del mecanismo de relojería del Pacto de Olivos. Pero esa es otra historia, de la cual, por supuesto, no hay certezas.

Hidrovía: Alberto elige ¿Patria o Colonia?

Emepa controla: la concesión del ferrocarril Belgrano Norte, el ferrocarril de cargas Mitre y los trayectos del Mitre entre Buenos Aires-Córdoba, Buenos Aires-Rosario, Buenos Aires-La Banda, y Buenos Aires-Tucumán. Junto a Metrovías tuvo participación en las explotaciones del Mitre y del Sarmiento hasta 2013 (a través de la Unidad de Gestión Operativa Mitre Sarmiento, Ugoms) y del San Martín, Belgrano Sur y Roca hasta 2014 (a través de la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia, Ugofe).

Además, Romero hace negocios con la Ciudad desde hace 20 años a través de la empresa de publicidad PC Vía Pública, que tiene la concesión de parte del mobiliario urbano del gobierno porteño. Lo que se dice, un todo terreno.

***

En el Frente de Todos, el ala más dura patriótico/kirchnerista estaba enfrentada con Meoni. Tildado de tibio, siempre bajo el ala de Alberto, soportó acusaciones por "pérdida de soberanía". En manos de una empresa privada, Argentina no tiene control de ningún tipo acerca de las embarcaciones que transitan por los ríos Paraná, Paraguay e Uruguay. Por allí ingresan y salen productos desde el sur de Brasil, Paraguay y Bolivia. En esta ruta de navegación circula gran parte de la industria automotriz, metalúrgica, el transporte de gas natural, petróleo y lo más importante: el 75% de las exportaciones del sector agroindustrial con más de 4600 embarcaciones al año.

¡Sr.Presidente! No entregue el Paraná a cambio del canal Magdalena

Los controles en la zona son ínfimos, con lo cual esa vena de hidrovía se convierte en una virtual sangría. Una sangría de 25 años, nada menos. El senador Jorge Taiana es partidario de la estatización. Le había pedido a Meoni que explicase "las razones por las cuales se desestimó la creación de la Administradora Federal Hidrovía Sociedad del Estado".

Meoni era el eje de todo este debate. Se especulaba con que la concesión se prorrogue por 3 meses o hasta finalizar la licitación. Esta era una posibilidad cierta hasta que se acomode la cartera con un nuevo ministro. Lo cierto es que el proyecto de Meoni era un guiño desde el massismo hacia los dirigentes importantes del kirchnerismo. Sobre todo, porque Romero -radical alfonsinista de toda la vida- había declarado que la vicepresidenta Cristina Kirchner le había 'pedido un soborno' en una de las cuatro prórrogas que tuvo la concesión, cuando declaró ante Claudio Bonadio y Carlos Stornelli, como 'arrepentido', en la polémica causa de las fotocopias de los cuadernos del chofer y ex sargento del Ejército Oscar Centeno. Se comenta que habría pagado 600 mil dólares por el decreto 113/2010 de Cristina, para el siga-siga de la Hidrovía por otra década más.

***

"El día antes de que se firmara el Decreto 113/2010, que aprobaba la renegociación del plazo de la hidrovía que fue publicado el 21 de enero de 2010, Roberto Baratta se comunicó telefónicamente con Poblete y le dijo que, si no entregábamos dinero, no salía firmado el decreto. Poblete me lo transmitió a mí. (...) Nos pidió 600.000 dólares y se lo dimos en dos partes, en 300.000 dólares y 300.000 dólares. El primer pago se realizó en el edificio sito en la Avenida Corrientes 316 en cuyo segundo piso funciona Hidrovía SA, y el segundo en mi domicilio ubicado en la Avenida Alvear al 1400. Ambos pagos los hizo Poblete porque yo así se lo había indicado (...) Puede haber habido un tercer pago pero no recuerdo ni cuánto dinero, ni dónde se entregó. Quiero aclarar que De Vido nunca me pidió plata", dijo Romero a la Justicia. Hoy está procesado.

***

En las bases más crudas y duras del kirchnerismo embanderado -una amplia base, por cierto- existe una gran presión sobre el Ejecutivo para que se estatice semejante eslabón fundamental de la soberanía nacional. Taiana aparece como el mascarón de proa de ese movimiento, pues planteó el tema de forma pública, al igual que otros políticos e intelectuales.

Por qué volver a controlar el Paraná es clave para el país

¿La posición del grupo kirchnerista? "Hay que conseguir lo posible, y lo viable, en esta época, si no se puede estatizar. Lograr una concesión que no esté escrita por la empresa belga (u otra) sino por la dirigencia política, para beneficio de la soberanía nacional", filtra Garganta Profunda.

La puja es inmensa. El Massismo y el Gobierno -con Alberto a la cabeza- hacen equilibrio entre esta posición y las presiones de la multinacional. Como anticipó Show Político hace pocas horas, Alberto ya tiene casi todo listo para firmar la prórroga de la concesión. Casi como un legado de lo que dejó Meoni armado antes de su muerte.

Según publicó Tiempo Argentino, la empresa Jan de Nul y Emepa recibirán una prórroga del contrato de concesión que vence el próximo 30 de abril. Pero el diario va más allá y especula con otro escenario. 

La clave de esa prórroga está en el decreto 949/20, de noviembre último y que delegó en el Ministerio de Transporte la facultad de organizar y llamar a licitación para el dragado y señalización de todos los canales del Paraná, el Delta y el Río de la Plata. Esa misma norma legal determina que mientras se sustancia ese llamado a licitación y se resuelve qué empresa será la nueva concesionaria, el Ministerio de Transporte deberá "adoptar las medidas necesarias con el fin de garantizar la continuidad de la navegación". Y el decreto le otorga a Transporte dos años para llevar adelante todo el proceso, que se cumplen el 27 de noviembre de 2022. Ahí es donde indican que no se extenderá por 90 días sino por un año y medio más.

La concesión de la Hidrovía: la grieta que divide al Gobierno

¿Romero y los belgas llegarán juntos? Faltan 48 horas para develar lo que se viene. Es un negocio millonario. Un valor oro, como el sol. Ese sol que sigue poniéndose sobre el Paraná; sobre el barquero; sobre el sudor de su frente. Tic tac. No falta nada. Sin embargo todo indicaría que no habrá sorpresas heroicas. Nada de eso. Extensiones de contratos y aguas calmas en medio del temporal pandémico. 

Más de Política
Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

EXCLUSIVO. Desde Siderca, nave insignia del Rey del Acero, se envenena el Paraná.
Larreta se rindió y  Alberto prepara DNU

Larreta se rindió y Alberto prepara DNU

La explosión de contagios y muertes aplacó al pope de la Ciudad.