DATOS Y SENTIDO COMÚN

Larreta se rindió y Alberto prepara DNU

La explosión de contagios y muertes aplacó al pope de la Ciudad.

Lucas A. Giustioldi

En el fleje del día, casi sobre el estribo, como suele suceder en los últimos tiempos, aparecieron las 'no noticias' que lo serán al otro día. Los protagonistas no hablan. Se cuidan. Lanzan globos de ensayo. Para ver qué pasa. Si las repercusiones no son buenas, desmienten. Si no pasa nada, aplican el "siga-siga".

Cuando se estaban apagando las velas de este miércoles, Horacio Rodríguez Larreta lanzó un zepelin en el cual dejó trascender que la segunda ola también le mojó sus aspiraciones electorales desenfrenadas y anticipó que acompañará las nuevas restricciones que disponga el Gobierno de Alberto Fernández. ¿Cómo se lo tomará el cambiemita intransigente?

Lo dijo en la reunión encabezada por el Presidente y un grupo de gobernadores. Pareciera que el sentido común y las evidentes obviedades sobre las cifras de contagios y muertos a causa de la pandemia, y sobre todo el aumento incesante de ocupación en las camas UTI vencieron en la absurda batalla por la judicialización de todo. Se vendrán nuevas medidas restrictivas para enfrentar la segunda ola.

El encuentro virtual se extendió por más de dos horas y se realizó en el Salón Norte, ubicado en el primer piso de la Casa Rosada. Estuvieron además, la ministra de Salud, Carla Vizzotti; el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro y el secretario presidencial, Julio Vitobello.

Alberto puso el ojo en el AMBA, al tiempo que remarcó que varios puntos del país también están en crisis. Entonces, le pidió respaldo político a los gobernadores, que lo acompañen en las decisiones, y que acaten los DNU. En otras palabras, le pidió tácitamente a Larreta que deje de jugar a la rebeldía sin sentido, y de basar sus aspiraciones políticas el chat de mamis y papis, sino en los índices de contagios y muertes.

"No solo hay que cuidarse a la noche, hay que cuidarse de día. El virus no sale a las 20 horas. El virus está todo el día. Hay que recordar que los cuidados deben estar de día también, hay que hacer esa tarea docente con la sociedad", dijo Alberto.

Larreta eligió callar sobre las clases presenciales a la hora de su discurso. Habló durante 15 minutos. Y, a diferencia de lo que espeta por redes o en conferencias de prensa de cabotaje, dijo que "comparte la estrategia" de Alberto sobre reducir la circulación, y que su gestión acompañará las medidas que tome el gobierno nacional.

Sabe que la baja en la ocupación de las terapias intensivas es un número clave. Y esta cifra subió escandalosamente desde que desobedeció el DNU de Alberto sobre las clases on line. Parece que el Jefe arría sus banderas de presencialidad ante la evidencia de los datos. Derrota dura para Larreta, Acuña, Santilli, Quirós y demás evangelizadores del relato amarillo.

La Ciudad de Buenos Aires tiene su sistema sanitario privado en una ocupación de camas UTI del 85%, y el público en un 86,2%. Hace apenas dos o tres días, el caballito de batalla de Larreta era -justamente- la ocupación de camas del sector público, obviando al privado, que ya estaba semi colapsado.

Ahora, Larreta, abandonando el relato, dijo que recuperar el diálogo y coordinar las medidas para que la tasa de contagios de la Ciudad de Buenos Aires, es el camino inmediato que se debe adoptar. Los 2700 contagios diarios golpearon duramente al mandatario local. Las cifras son insostenibles. El colapso es inminente.

"Se acordaron medidas entre los ministerios de Seguridad: cerrar veinticinco accesos, incrementar retenes y cerrar bocas de subtes. También controlar más la circulación durante la noche y solicitar el reempadronamiento para permisos esenciales", disparó Larreta, quien omitió tocar el temita de las clases y su obsesión de presencialidades.

Por su parte, Axel Kicillof dijo que "en la provincia sufrimos durante el último mes el crecimiento exponencial de casos y la utilización de la terapia intensiva como nunca en la pandemia. Hace una semana se estabilizaron los casos y se redujo el ingreso a las camas de UTI".

"Hay que aplanar urgente la curva. Hay que buscar la forma de reducir la circulación", indicó, porque, en caso contrario "será un desastre".

"Las escuelas implican una movilidad muy grande. Bajar la circulación implica bajar los contactos y los contagios", dijo Axel, en un uppercut directo al mentón de Larreta. "Hoy tenemos una urgencia: hay que liberar camas en los hospitales", sentenció el gobernador.

Los otros gobernadores que estuvieron presentes fueron Mariano Arcioni (Chubut), Juan Schiaretti (Córdoba), Sergio Zilliotto (La Pampa), Rodolfo Suárez (Mendoza), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Omar Perotti (Santa Fe) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego).

Cabe destacar que Alberto ya se reunió con los gobernadores del norte y les planteó la necesidad de profundizar los controles para frenar el aumento de casos de coronavirus en todo el interior del país. Les anticipó que el viernes se conocerá el nuevo DNU.

Más de Política
Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

Rocca: residuos tóxicos y suba de cáncer en Campana

EXCLUSIVO. Desde Siderca, nave insignia del Rey del Acero, se envenena el Paraná.
Hidrovía: prórroga a los belgas y con Romero acotado

Hidrovía: prórroga a los belgas y con Romero acotado

La novela acuática que mueve el bote del Gobierno.